BAILARINAS

Mostrando 1 - 3 de 3 items




Bailarinas, un clásico que siempre debe estar en el armario 

Hay prendas que, aunque no salgan en los catálogos de moda o en las pasarelas, siempre están en nuestro armario, y nunca nos plantearíamos deshacernos de ellas, ya que son tan básicas que nunca pasan de moda. Pasa con los pantalones vaqueros o las cazadoras y, por supuesto, las bailarinas.

Estos zapatos planos que llevamos desde que somos pequeñas son una de las opciones más cómodas y más versátiles en todas las épocas del año y, a pesar de que tiene a sus detractores, nadie niega que es realmente sencillo encontrar un look perfecto con bailarinas.

Cómo combinar las bailarinas 

Es uno de los zapatos más versátiles y combinan prácticamente con todo, pero por si hay dudas de cómo vestir las bailarinas, desde Mulaya te damos unas claves para conseguir un total look.

Bailarinas con falda: símbolo de armonía y elegancia, las bailarinas combinadas con faldas siempre son un look ganador. Al ser zapatos tan sencillos y, normalmente planos, lo mejor es combinarlas con faldas midi de telas fluidas y un top sencillo, así añadimos un toque atrevido a todo nuestro outfit son pasarnos demasiado. Si preferimos una falda corta, lo mejor son los tonos nude para que dé sensación de que unas piernas más largas.

Bailarinas con vestido: lo mejor son los minivestidos pues así conseguimos un efecto de “piernas infinitas”. No utilicemos las manoletinas como las salvadoras de nuestros pies cuando ya no aguantamos los zapatos de tacón, atrevámonos con tejidos metalizados, con lentejuelas o adornados para darle un toque diferente a nuestro look. Para las mujeres altas a las que les encantan los vestidos largos, sin duda las bailarinas son su mejor opción, pues no siempre tenemos que contar con los tacones.

Bailarinas con pantalones: lo más sencillo siempre es el vaquero y la camiseta, pero no hay por qué quedarse ahí. Si queremos ganar unos centímetros en perspectiva, lo mejor son unos pantalones con los que enseñemos los tobillos y si son en plan palazzo, mejor. Unos chinos que nos queden tobilleros, una blusa y una blazer es el gran acierto tanto para la oficina como un look formal.