CHAQUETAS DE PUNTO DE MUJER

Mostrando 1 - 2 de 2 items




Chaqueta de punto, el básico que nunca pasa de moda 

Las abuelas siempre tienen la razón y aunque parezca que lo de las modas les puedan dar un poco igual, ellas son las que nos han demostrado que una chaqueta de punto es perfecta para cualquier ocasión.

Las hay de un punto más gordo o un punto más fino, de colores clásicos como el negro o de otros tonos más atrevidos como el amarillo mostaza. La chaqueta de punto combina con vaqueros, faldas y vestidos, tanto formales como informales, solo hay que saber encontrar el estilo que más nos conviene. 

Chaqueta de punto negra, el básico entre los básicos 

Si no te apetece pensar demasiado o, simplemente no quieres complicarte la vida, la chaqueta de punto negra te puede salvar de muchas situaciones, sobre todo si necesitas llevar los hombros tapados en las épocas de entretiempo.

Puede que su color y su estilo no sean de lo más rompedor, pero una chaqueta de punto negra nunca debería dejar nuestro armario ya que combina absolutamente con todo. Eso sí, hay que tener cuidado de que no nos estropee el look haciéndolo demasiado lúgubre u oscuro.

Para ello, lo más fácil es utilizar blusas de colores claros que llevaremos por debajo además de pantalones o faldas vaqueras que siempre le aportan un tono más luminoso. Si queremos darle un toque diferente podemos cerrar nuestra chaqueta de punto cruzada con un cinturón y una falda de tiro alto.

Chaqueta de punto roja, marca la diferencia 

Como la chaqueta de punto es una prenda tan básica es mejor utilizarla con colores más brillantes para darle un toque diferente a tu look.

Por ejemplo, el color rojo aporta, a la vez, brillo y elegancia, y es fácil de combinar con prendas que todos tenemos en el armario. Por ejemplo, un vaquero pitillo negro de tiro alto y una blusa de color blanco. Sencillez y elegancia.  O un vestido de tirantes en tonos crema con unos zapatos de tacón nude. 

Chaqueta de punto gris, el clasicismo elegante 

Si estás cansado del blanco y el negro, qué mejor que un punto intermedio: el gris. Un color también muy sencillo de combinar y del que si elegimos un color perlado nos dará un toque de elegancia a nuestro modelo.

La chaqueta de punto gris vale con todo, pero lo mejor es combinarla con tonos oscuros, sobre todo si son vaqueros. También nos puede servir para dar ese toque de color a nuestro total look negro si nos parece que vamos demasiado “oscuras”.